Motivación laboral y retención de talento

¿Tu empresa te ofrece motivación laboral?

¿El talento en tu compañía está asegurado? ¡No olvides “las 3 B”: be, belong, become!

Se habla de retención de talento en las empresas y es que es imprescindible contar con un equipo bien formado, cohesionado y motivado, un grupo de personas que no cambie continuamente y que reme en la dirección necesaria para que la organización prospere.

Cuesta mucho formar a los empleados en lo que cada empresa necesita específicamente, por eso es muy importante cuidarlos para que sientan la motivación laboral que requieren para quedarse en tu negocio.  Pero: ¿cómo cuidarlos?

La relación laboral se parece mucho a cualquier relación humana

Una relación laboral entre directivos y equipos es, al fin y al cabo, muy parecida a cualquier otra relación humana, es decir -como en todo vínculo entre personas- se necesita que haya: compromiso, lealtad y motivación.

De forma resumida: todos necesitamos sentirnos importantes, queridos y en crecimiento en nuestras relaciones. También en nuestro puesto de trabajo, con nuestros compañeros y directores.

Si eres directivo: ¿cómo llevas a cabo la retención de talento en tu empresa?

Si te encuentras en un puesto directivo, te hacemos esta pregunta: ¿crees que se lleva a cabo una buena motivación laboral para retener el talento en tu empresa?

Para ello, es muy necesario que se generen en la relación laboral esos 3 factores que comentábamos al principio: compromiso, lealtad y motivación.

Pero: ¿cómo conseguimos que una persona los desarrolle en su trabajo? ¿Cómo despertamos esa motivación laboral en el equipo? Mediante las “3 B”:

“Las 3 B” que ayudan a la retención de talento en una empresa:

Te traemos los 3 puntos fundamentales para generar motivación laboral y contribuir a la retención de talento en tu organización.

Ser y sentirse reconocido y escuchado

Necesitamos ser alguien, sentir que somos útiles, también en un aspecto laboral, ya que es un ámbito de nuestra vida en el que pasamos mucho tiempo. Por eso, todo miembro de un equipo necesita:

  • Reconocimiento

A todos nos gusta que nuestro trabajo se encuentre reconocido. Saber que es necesario para la organización y que se valora ese desempeño que llevamos a cabo diariamente es muy necesario para la motivación laboral.

En una empresa –y en general en la vida- es más común destacar lo que se hace mal que lo que se hace bien, sin embargo es importante que las buenas labores también se destaquen y se agradezcan.

  • Comunicación: escucha y diálogo

Todo trabajador se sentirá más motivado si percibe que es escuchado de forma real y activa, si observa que sus ideas, sus propuestas y sus observaciones son tenidas en cuenta.

De hecho, sus criterios son muy importantes pues, en cualquier sector, la visión de la persona que desempeña una labor día a día le ofrece un gran conocimiento de la misma.

Pertenecer a un equipo a un proyecto, a un objetivo

Reconocerse como parte de la empresa y de unos objetivos a cumplir es importante, sentirse dentro de ese grupo y reconocido por él ayuda a la retención de talento.

  • Equipo

Para todo ser humano es valioso el sentido de pertenencia a un grupo, también si hablamos de un equipo de trabajo. Sentirse reconocido y valorado por el grupo es necesario.

Cuanto más integrado se siente un trabajador, más motivación laboral tendrá y más feliz se sentirá en su entorno de trabajo.

La transformación, el progreso, el desarrollo

También es necesario que la persona se encuentre en progreso y en crecimiento en su trabajo, tanto desde un punto de vista propio como en un sentido más laboral.

Debe apreciar que dentro de la empresa no va a estancarse, para sentirse más motivada, es bueno que perciba que va a crecer en los diferentes ámbitos de su desarrollo personal y laboral si sigue en esa organización.

  • Mejora

En toda empresa deben realizarse unos programas de mejora continua, algo necesario para el impulso del negocio y, también, para el de sus equipos de trabajo.

La Investigación, el desarrollo y la innovación (I + D + i), son premisas básicas para toda organización, tenga el tamaño que tenga, pues sólo con progreso y avance se trabaja con motivación laboral y la empresa prospera.

Estas políticas de retención del talento deben ser impulsadas desde arriba, para que se genere un clima apropiado que las permita germinar. Los puestos directivos deben ofrecer las herramientas necesarias a los equipos de trabajo.

Si eres un trabajador con talento: ¿consideras que tu empresa cuida la motivación laboral?

Si te consideras un trabajador con talento –que estamos seguros de que lo eres- te preguntamos: ¿en tu empresa se cuida la motivación laboral? ¿Se fomentan “Las 3 B” y el clima necesario para que den fruto?

Por tu parte: ¿crees que, de alguna manera, puedes contribuir? Por ejemplo, puedes colaborar: creando un buen ambiente de trabajo desde tu actitud, ayudando a que el equipo se cohesione, apoyando a tus compañeros en sus desempeños, transmitiendo mejoras y nuevos proyectos a tus jefes, solicitando cursos de mejora continua para tu puesto, proponiendo ideas de innovación…

¿Ves estos ejemplos factibles en tu organización?

Deja un comentario

17 + doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.